Testimonios

 

MARÍA LUISA MAYOL

Actriz y conductora de televisión

 

Me muevo en un mundo lleno de estrés, donde la vida va muy rápido. Por lo mismo, para mí, es necesario comenzar el día cargando las pilas y llenando mi cuerpo y mente con la mejor energía. Padma es ese lugar, mi cable a tierra, una especie de vicio, que me recuerda que lo importante es estar sano, ágil, en movimiento. No sólo mi cuerpo, además mi mente agradecen día a día la posibilidad de sentir la energía de la escuela y sus maestros. Es un lugar único, cargado de buenas vibras y enseñanzas. Se dejan atrás los egos, las frivolidades, las competencias. Para mí un lugar mágico que me ayuda a mantenerme activa, sana, ejercitada y muy feliz. Namaste.

 

 

 

LUCAS ESTRELLA

Acupuntor y masajista, autor de "El Oraculo del Guerrero" y "Estampa de Guerrero"

 

Estoy embarcado en un camino que me lleva a un destino desconocido. ¿y la verdad? No me preocupa en lo absoluto. Porque estoy disfrutando el viaje como pocas veces en mis años de trabajo con el cuerpo. Con la práctica del ashtanga he descubierto lo que llamo “alegría corporal”. Efectivamente, mi cuerpo se siente feliz cuando me estiro, cuando siento que cada músculo, cada tendón se elonga o estruja. Siento como la respiración proporciona la música de fondo, el ritmo suave que guía cada movimiento, cada intención. Y la alegría brota del cuerpo, llega al corazón y finalmente a la mente. Pero es una experiencia fundamentalmente corpórea en su origen. Creo que plenitud es la palabra que mejor la describe.


Por otro lado, he encontrado en elisa a una maestra como hay pocas. Tiene esa justa mezcla que los profesores deberíamos tener, de dulzura y firmeza. Elisa es muy respetuosa de los ritmos de cada alumno, nos da tiempo para explorar, para experimentar y para avanzar según vayamos sintiendo. Eso es una de las cosas que me movió a quedarme en esta escuela. Por otro lado, sus indicaciones siempre tienen sentido, son justas, claras, precisas, al igual que sus ajustes. Todo esto permite que uno vaya avanzando a un ritmo que es muy personal, que ni es apremiante ni perezoso. Todo esto es lo que finalmente lo lleva a uno lejos. Aunque eso sea lo menos importante, al menos para mi, ahora.

 

 

LORENA SARIEGO

Médico Cirujano

 

Me uní a Padma hace 1 año, con una lesión crónica, con dolor, con miedo a seguir en la práctica y desde el primer día me sentí acogida, escuchada y con todo el apoyo para continuar en un ambiente cálido, de cariño y respeto.

Elisa adaptó mi práctica de Ashtanga y con la ayuda de todos los profesores, el dolor fue cediendo poco a poco. Desde de un sólido conocimiento del cuerpo, del alma, y de una dedicación individual, cada clase en la escuela abre una puerta para el cambio y el bienestar.

La fuerza y determinación para levantar una renovada escuela, inspira e invita a crecer junto a este maravilloso proyecto. Con la sabiduría y la dulzura de sus profesores, Padma es el lugar para entender, aceptar y empezar de nuevo.

 

 

ANDRÉS PÁRIS

Ingeniero


Yoga es acción, movimiento, cuerpo. Yoga es conciencia, conciencia de tu cuerpo, conciencia de dónde estás y cómo te mueves. Yoga es respiración (¿se necesita agregar algo a esta afirmación?). Yoga es compañía, estar con compañeros de ruta. Y, lo más específico mío, yoga es algo que “no hago bien, que no me resulta”… y ahí puedo hacer mi mayor trabajo: aceptarme y vivirme con esa pequeñez, con esa deficiencia… y así aprender a perseverar paso a paso, en lo concreto, en la acción… en cómo lo practico y, sobretodo, en aprender a amarme en mi debilidad humana… precisamente en <<lo que hago “mal”>>.

 

Esto es también algo que, de una u otra forma, me hace eco con estas palabras de Gudrun Burkhard: “es muy importante que cada uno encuentre su propio ritmo en la vida” y, “porque es precisamente a través de la acción que superamos la pasividad, e incluso una depresión. Por supuesto que este camino es diferente para cada persona”.

 

El yoga ashtanga en Padma con el sistema Mysore, lo he sentido especialmente apropiado para ir encontrando "el propio ritmo" y encarnado/concretando -paso a paso- estas ideas... así como también desarrollando la "transpiración"... ya que el antiguo dicho es "10% de inspiración y 90% de transpiración"... mientras yo por mucho tiempo me apoyé básicamente en la inspiración...

 

Todo esto, con el gran complemento de la meditación y algunas ideas budistas inspiradoras y clarificadoras que también he tenido la oportunidad de asistir en Padma, con la excelente profesora y persona que es Elisa.