Practicar es la Meta

Enviado el Jue, 08/25/2016 - 08:07

Practicar es la Meta
Por Elisa M. para Hojas de Loto

"Caminante no hay camino, se hace camino al andar ".Antonio Machado.

 

No hay nada más incierto que la vida misma. Cada momento es incierto, todo está cambiando constantemente. La otra cara de esa incertidumbre es el sinfín de oportunidades y posibilidades que se nos abren cuando tenemos la valentia de relacionarnos directamente con la realidad impermanente e incierta de la vida. Sin embargo, esa no es nuestra reacción habitual. Nuestra tendencia es a buscar más respuestas que preguntas, a encontrar recetas y estrategias que nos permiten saber qué hacer para poder tener un poco de seguridad y algunas garantías. Pero las recetas y estrategias que alguna vez funcionaron no necesariamente van a funcionar una segunda, tercera y cuarta vez... La segunda vez hay otras personas involucradas, la tercera vez es una situación diferente, en la cuarta nosotros somos diferentes; y hasta podriamos decir que nunca hay una segunda vez. Cada camino se hace al andar y cada paso es un paso en un nuevo territorio.  .

 

Del mismo modo, cada sesión de meditación es diferente: a veces nuestra mente está estable, a veces dispersa, algunas veces inquieta, ansiosa, contenta, tranquila... En buscca de la receta que nos garantice una "buena meditación" nos aferramos a estrategias meditativas que nos aseguren que vamos progresando en nuestro camino en una linea recta ascendente; para poder llegar algún día a ese estado meditativo añorado, donde todo, finalmente va a estar bien. O en nuestra práctica del yoga tenemos la fantasía de que algún día nuestra práctica va a ser liviana, fluida, sin esfuerzo y por fin alcanzaremos la "forma" adecuada de las posturas. Tomamos clases y talleres de yoga buscando los tips que nos garanticen una "buena práctica".

 

Chögyman Trungpa nos dice que el camino es la meta. En vez de sentir temor hacia esa incertidumbre, podemos cultivar curiosidad, podemos dejarnos sorprender. Podemos encontrar un espacio abierto para encontrarnos con nuestro cuerpo y mente tal cual están, para encontrarnos con nuestra vida tal cual se manifiesta, para encontrarnos con nuestra práctica en la parte del camino en la que esté. De eso se trata la práctica. El camino se hace al andar y la meta es caminar. Caminar con autenticidad, caminar con valentía, caminar con apertura... y dejar que cada paso nos muestre el camino.

 

 

 


.