Cuál es el punto medio

Enviado el Vie, 05/06/2016 - 18:54

¿Cuál es el Punto Medio?
Por Elisa M. para Hojas de Loto

 

"No apuntamos a encontrar un equilibrio en el cual nos podamos instalar cómodamente, más bien tenemos que estar constantemente conectando con nuestra experiencia para ver qué es lo necesario en este momento."

 

 

"No podemos elegir entre inhalar y exhalar: si solo inhalamos morimos de exceso de dióxido de carbono, y si solo exhalamos morimos por falta de oxígeno. En vez, tenemos que inhalar y exhalar, no al mismo tiempo sino que alternadamente."

 

Mientras leía esta cita que aparece en un libro (que todavía no se publica) de Adam Kahane, me surgió el paralelo entre dos cualidades que encontramos en la práctica de yoga y meditación. Por ejemplo, en general en la práctica de yoga utilizamos la inhalación para los movimientos que requieren más fuerza, que generalmente van en contra de la fuerza de gravedad, movimientos en los cuales es necesario levantar una parte del cuerpo. La exhalación nos invita a relajar, a entrar en las posturas con más suavidad, a realizar movimientos de mayor relajo. Si bien en cualquier movimiento necesitamos un equilibrio entre fuerza y soltura, podríamos decir que la inhalación nos conecta más con una cualidad de fuerza y acción, mientras que la exhalación nos invita a la suavidad y al soltar.

 

Muchas veces en nuestra práctica, de yoga o de meditación, colocamos más énfasis en un aspecto que en otro: o somos demasiado gentiles y acogedores, o somos muy duros con nosotros mismos. El primer extremo nos lleva a la autoindulgencia, a que todo está bien así como está, hay poco esfuerzo y por lo tanto realizar cambios o profundizar en nuestra práctica se hace sumamente difícil: preferimos la comodidad de un status quo y la ilusión de que llegamos al punto en el cual podemos descansar. El otro extremo, mucha precisión y fuerza, invita a la sobre exigencia, en la cual hay mucho esfuerzo, más del necesario. El exceso de esfuerzo fácilmente se transforma en tensión corporal y mental. Nos cuesta apreciar lo que estamos haciendo y sentimos que nunca es suficiente.

 

¿Cómo equilibrar estas dos cualidades? ¿Tendremos que encontrar un punto medio entre ambas? Si volvemos a traer la imágen de la inhalación y exhalación, no se trata de encontrar un punto medio, se trata más bien de saber cuándo inhalar y cuándo exhalar. Ambas son necesarios y no pueden suceder al mismo tiempo. Del mismo modo, me parece que necesitamos aprender cuándo nuestra práctica y nuestra vida necesitan más acción y fuerza, y cuándo necesitamos relajar y acoger. Eso cambia el panorama. No apuntamos a encontrar un equilibrio en el cual nos podamos instalar cómodamente, más bien tenemos que estar constantemente conectando con nuestra experiencia para ver qué es lo necesario en este momento.

 

Nuestra experiencia se construye momento a momento, y cada momento es diferente. No podemos partir de un equilibrio estático, en el cual de antemano sabemos qué hacer (aunque muchas veces eso es lo que buscamos). Sino momento a momento, volver al cuerpo, volver a tomar consciencia de nuestro estado mental, y con la frescura de la experiencia directa elegir: más énfasis en la precisión o en la gentileza.