¿Por qué PADMA?

 

Padma, en sánscrito, significa flor de loto. Esta flor tiene sus raíces en el pantano y se alza sobre la superficie para abrir sus pétalos con la luz del día y cerrarlos nuevamente al anochecer.


¿Por qué elegimos padma? Hemos querido usar esta imagen para representar dos aspectos inseparables de nosotros mismos. El pantano representa nuestro aspecto confuso, nuestra sombra. Ese lado que normalmente catalogamos como oscuro, dónde están etiquetados nuestros defectos, neurosis, sufrimiento, etc. La flor representa la sabiduría y claridad; nuestra inteligencia, alegría, luminosidad. Generalmente concebimos estos aspectos como contradictorios y opuestos. Sin embargo, el pantano es necesario para que la flor de loto pueda crecer. Si nos deshacemos de nuestra confusión también nos deshacemos de nuestra sabiduría; son dos partes inseparables de nuestra experiencia. Al abrirnos a nuestra experiencia, relacionándonos de manera directa con nuestra confusión, descubrimos nuestra propia claridad.

Es así como en nuestra práctica de yoga trabajamos con nuestro cuerpo y mente, con nosotros mismos, con nuestras dificultades y potenciales, defectos y virtudes de una manera acogedora, incluyendo ambos en nuestra experiencia y práctica. Utilizamos los obstáculos como herramientas para profundizar y progresar en nuestra práctica y vida cotidiana.