Calidad


Uno de los grandes beneficios de la metodología “Mysore” utilizada en la práctica de Ashtanga, es permitir a cada estudiante trabajar a su propio ritmo. El profesor guía y construye una secuencia de posturas adaptada a lo que cada persona necesita.


En distintos métodos de yoga encontramos muchas posturas en común, pero el cuerpo de cada persona es único. Bajo esta perspectiva, potenciamos los recursos de cada estudiante, y entregamos las herramientas necesarias para que trabajen con sus virtudes y dificultades.

 

Utilizamos props, o implementos, para una comprensión más profunda de los movimientos esenciales de cada postura. De esta forma, con la fluidez de la práctica "Mysore" y la precisión que nos brindan los implementos, abordamos de forma integra el trabajo con cada estudiante.